martes, 15 de mayo de 2012

La margarita de los recortes educativos en Andalucía


Recorto, no recorto, recorto, no recorto, recorto...

Así de hamletiana andaba Mar Moreno y así lo confesaba, hace cinco días, cuando dijo que no descartaba tener que incrementar el número de alumnos por clase debido a los recortes presupuestarios del Gobierno central.

Poco tardaron sus socios de IU en embridar a la nueva Consejera, que al día siguiente tenía que oírles el "por encima de nuestro cadáver".

Ahora es la Consejera de Hacienda y Administración Pública la que ha dicho que lo han pensado mejor y que no que no, que es que no os laváis los oídos pero os lo vamos a repetir más fuerte y claro.


Bueno, pues brindo con un margarita por que, al menos aparentemente y de momento, prevalezcan el interés general y el sentido común.

Actualización: Bien es cierto que la cosa no está para brindar y que los recortes son una realidad y lo eran desde hace tiempo. El argumento que los del PP le han doblado en la cara al gobierno andaluz es milimétricamente cierto, qué le vamos a hacer; la verdad objetiva está por encima de inclinaciones políticas. Y es un hecho que desde 2007 existía un acuerdo con los por entonces mayoritarios CCOO y UGT, acuerdo por el que, en un plazo de cinco años, debería aumentarse la plantilla docente en 15.000 plazas de las que, cinco años después, solo hemos visto 6.000. ¿Dónde están las otras 9.000? Vamos, nada que no arguyera la "otra" izquierda andaluza antes del maridaje. Antes se llevaban a la greña y ahora qué bien se llevan con Griñán.

lunes, 14 de mayo de 2012

Google Bombing a CCOO?

¿He descubierto un Google Bomb a CCOO? No estoy seguro. Haced la prueba.

Disclaimer: Prohibido matar al mensajero. Yo pasaba por aquí, que conste, y lo pongo en conocimiento de quien corresponda. No voy de ese palo. A curarlo. Y a currarlo.



Actualización: Claro, antes de Google Instant los Google Bombs había que hacerlos sobre el término de búsqueda exacto. Sin embargo, ahora se puede hacer sobre una fracción del término. El efecto viene a ser el mismo, de ahí mi sorpresa y de hecho se puede considerar un Google Bomb adaptado a las nuevas funcionalidades del buscador. Voluntario o involuntario, que yo ahí ni entro ni salgo.